domingo, 11 de junio de 2017

DIEGO ALONSO SÁNCHEZ. LIMA, 1981

Diego Alonso Sánchez, Lima, 1981
Bachiller en literatura peruana e hispanoamericana por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. A principios de la década del 2000 cofundó el Grupo de Creación y Publicación Literaria Sociedad Elefante, con el que organizó muchos eventos literarios en diferentes universidades de Lima, y bajo el sello editorial del mismo nombre (Sociedad Elefante Editores) publicó Mitsuya Nicolás y otros poemas(2002). En el año 2001 codirigió el programa radial La Divina Comedia(Radio 1160), espacio especializado en diferentes temas de interés cultural. En el año 2009 publicó Por el pequeño sendero interior de Matsuo Basho(Lustra Editores), poemario con el que inauguró su trabajo y estudio sobre la lírica clásica japonesa. En el 2013 obtuvo el primer puesto en el VIII Concurso Nacional de Poesía de la Asociación Peruano Japonesa Premio José Watanabe Varaspor el libro Se inicia un camino sin saberlo(Fondo Editorial de la Asociación Peruano Japonesa). Así mismo ha participado de las muestras antológicas Poesía viva del Perú(Universidad de Guadalajara, 2005) y Cholos, 13 poetas peruanos nacidos entre el 70 y el 90(Editorial Catafixia, 2014). Finalmente, ha sido colaborador de diferentes medios escritos y virtuales del Perú como El Comercio, La Primera, La Unión Libre, Quinto Poder, El Hablador, La Mula, Vallejo and Company, etc.
Actualmente ejerce la docencia en el colegio Los Reyes Rojos del distrito de Barranco.














Por el pequeño sendero interior de Matsuo Basho
1

En el Templo de la luna y la sombra



La muerte de Yoshitada me llena de pesadumbre. Abrumado por la soledad recorro el templo de Zuiganji, fundado por el trigésimo segundo patriarca de Makabe, a su regreso de China. En una de sus paredes reconozco la escritura de un poema que reza:

Rodeado de flores, libo solo
frente a un jarro de vino.
Así alzo mi copa y convido a la luna,
y con mi sombra, ya somos tres.

¡Oh luna! ¡Oh sombra!
Serán mis inmortales amigas.
Ya nos reuniremos algún día
en el cristalino río del cielo.1

La noche me alcanza meditando en estos versos. ¡Li Tai Po!2–grita mi alma– ¿cómo pudiste percibir mi pesar novecientos años antes que naciera?
Pensando en Yoshitada vierto un poco de sake en el suelo rocoso del templo. Al amanecer, escribo:

Li Po bebe conmigo.
En Zuiganji
la luna y la sombra.

2

Iniciar el viaje


Hoy es el quinto día del Quinto Mes3. He remojado pétalos de lirio para limpiar mis pies cansados4mientras observo a unos niños zarandear un muñeco vestido de senshi5. El río Hirose no está lejos, y aunque hoy –más que nunca– las carpas deben estar nadando contra la corriente, yo me consumo en pensar si ya es tiempo de emprender viaje en busca de Li Po.
Mi hermano Yoshitada diría, sin duda:

Una carpa de papel
más valerosa
en río bravo.

En su honor decido abandonar Sendai y Matsushima, para redescubrir mi espíritu en alguna ciudad olvidada por la memoria.
Como despedida, al iniciar el viaje, cuelgo estos versos en uno de los pilares de mi casa6:

HoyKodomo no hi.
Pétalos de lirios
desatan mis pies.




5

Puerto de Sakata


Llego a la costa de Hiyoriyama en los primeros días del Sexto Mes. El aroma de los cerezos es definitivo, aún mucho después de la celebración del hanami7.El mar seduce con melancolía cuando sus aguas golpean el paisaje del puerto. Para los viajeros el litoral siempre se presta al regocijo y la reflexión. Gozoso compongo este poema:

Los cerezos en flor
perfuman las olas:
playa del sosiego.

Es difícil abandonar Sakata si se dispone del espíritu suficiente para contemplar el monte Chokai o la desembocadura del Mogami. Así, en este embeleso, paso tres días. Al amanecer del cuarto, con el corazón cargado de buen viento, abordo el Kazefune, un navío mercante que me llevará a Niigata.
En el puerto repaso un poema de Li Po:

Aquí es donde debemos separarnos.
Mareas solitarias se agitan por doquiera:
nubes flotantes, pensamientos del viajero,
sol naciente, sentimientos del amigo.8

Vierto unas lágrimas recordando a mi viejo compañero y digo: cualquier camino es bueno si voy contigo.
Así partimos. La luz ya ocupa el saliente.














Se inicia un camino sin saberlo


1
Es el primer día del año. El maestro, inmerso en su jardín durante las primeras horas de la mañana, toma un descanso; decide escribir un mensaje a su joven discípulo:

Amanece bajo el sol del Año Nuevo
y la serpiente que mora
en nuestro interior
abre los ojos para disipar la bruma.
Se inicia un camino sin saberlo.
2
Han transcurrido pocos días desde el Año Nuevo. Por las mañanas es una risa fresca, unos pasos ligeros, un silbido el que palpita sobre la grama y los arbustos, sobre todas las estancias de la casa. Una de aquellas tardes, el aprendiz se anima a responder al mensaje de su maestro; con mano firme traza estas palabras:

Cuando el pez está en el océano,
el océano es infinito.
Cuando el ave está en el cielo,
el cielo es infinito.
Cada paso es una empresa arriesgada.

3
Como siempre que anochece, la lumbre de las lámparas se enciende tímidamente. Están solos los dos, sentados uno frente al otro; el ruido de fichas que se deslizan sobre el tablero crea una cadencia tenebrosa. Bajo la débil luz, el viejo le dice al muchacho:

Sobre el plano oscuro
tu mirada fulmina
como una flecha brillante.

4
La madrugada se ha vuelto pesada y termina por despertar a los durmientes. Ambos deciden salir a meditar en el pórtico de la casa, aprovechando la brisa fresca y la quietud que despunta con los primeros rayos solares. De repente, en medio del silencio…

Como heraldos fantasmales,
cortando en dos mitades
un manto escarlata,
grullas en bandada
dividen esta aurora.

5
Mitsuya, el joven discípulo, ha pasado la mayor parte del día enfrascado en sus apuntes. Entusiasta, anota y corrige sobre el papel y a su alrededor los muebles desaparecen como barcas entre la niebla. Al atardecer, sale de la casa y deja esta nota donde su mentor pueda encontrarla:

El canto de los pájaros
entre los árboles
(donde no se sabe):
inadvertidamente,
inadvertidamente.

29
El bosque ha cambiado de color y vuelve más agradable el paisaje enmarañado de esta región montañosa. Si bien la primavera está hecha para las sonrisas, el saludo afectuoso y la simpleza de pensamiento, Mitsuya está conmovido porque sabe que debe partir. Han terminado los meses de instrucción y alista su equipaje con evidente congoja. Todas las puertas y ventanas de la casa están abiertas; aprovecha que nadie lo escucha para decir en voz alta:

Dentro de una mochila,
guardo mi corazón
ligeramente triste.





30
La estación se afianza según se aquieta el caudal del río. Los días son custodiados por diferentes cantos de pájaros y las flores empiezan a brotar con mayor fuerza. Todo está listo para la despedida. El muchacho apura esta breve nota:

El camino es el mismo,
pero al regresar
es otro el peso sobre
las sandalias, otra
la mirada sobre la vía.



31
En soledad, el hombre pesca en el río sentado sobre una gran piedra. En el fondo del agua ve miles de guijarros de diversos colores, como los que el aprendiz solía coleccionar. Corren las horas y no hay peces que llevar a la canasta. El maestro decide volver a casa; antes, escribe esta carta:

Mi sed no se aquieta:
recojo con determinación
el agua con las manos,
y se va y se va
obstinadamente.



32
Pasan los días y no hay respuesta. El viejo va restableciendo poco a poco sus hábitos domésticos, ahora que nadie lo acompaña. Antes de finalizar la estación, llega la respuesta de Mitsuya:

Sonido del agua,
diría Bashō.
Estático torrente.

33
Lee una y otra vez la carta con soltura. El hombre ensaya su sonrisa más amplia y se dice en voz alta: “Es más que un aprendiz, es mi hijo. El discípulo, en realidad, ha sido el maestro todo el tiempo”. Aprovecha la calurosa tarde para ir al río a levantar las redes. Acabado el trabajo y con el crepúsculo a cuestas, atina a escribir:

Salpica del cristalino manantial
un chorro de luz pura:
mi pequeño hijo nada
y la belleza se convierte
en una valoración ingenua.

Sobre este espejo elemental
no existe la tristeza
y aun nada de lo dicho en este poema
importa.

Sonido del agua–diría Bashō–,
¡claro!

(Sonido del agua).












Poemas no contenidos en libro
(inéditos)


Estaciones japonesas


I
(Fujiwara no Toshiyuki)

Atardecer de otoño:
las hojas, sobre el viento,
son barcas fantasmales.
Los árboles desnudos,
rompen su silencio.


II
(Ki no Tsurayuki)

El invierno cubre
con blanquísimo manto
la espesura extendida.
¿Y si pienso que son flores?
Campo de crisantemos.


III
(Ono no Komachi)

En estas praderas
se encienden las flores
con sigilosa belleza,
mientras que en el cielo
¡mil ramilletes de fuego!


IV
(Ariwara no Narihira)

En esta playa desierta
la marea arremolina
mil años de arena,
mil años de soledad…
y el estío recién empieza.


Estaciones chinas


I
(Meng Haoran)

Sueño de otoño. Perdido en las tinieblas
de este amanecer, no escucho ningún trino.
Dentro de la oscuridad, todavía hay
rumor de viento y olor a lluvia.
¿Y si no han caído las últimas flores?
Yo habré caído.


II
(Wei Yingwu)

La hierba serena junto al estático torrente.
Me deleito.
Ni el canto de los pájaros quiebra el secreto
de estas llanuras abandonadas.
El creciente frío del invierno vuelve eterna mi voz
a pesar de esta mañana solitaria.
A poca distancia, en un puerto trasparente,
se balancea incontrolable una barca de hielo;
mi aliento es efímeramente blanco.


III
(Tu Fu)

Me detengo ante el inesperado paisaje y pienso:
El río azul acentúa la blancura de las aves.
En la verde montaña están a punto de
incendiarse las flores.”
Saco el pincel, que sigue fresco, y escribo:
Esta primavera pasará pronto. Así arribará la tristeza.”
Me doy cuenta que detenido, no soy más el mismo.
Con paso firme, emprendo de nuevo el camino.


IV
(Li po)

Muy alto, una nube se disipa
por el vuelo apresurado de los pájaros.
Es verano y la montaña me mira silenciosa,
cubriéndome de inmensidad
mientras avanzo con fatiga.
El mar resuena a lo lejos
y el viento se confunde en esta despedida.

Paseo de los crisantemos silenciosos
(Cinco estampas de amor en el Japón feudal)


I
(Un funcionario de la corte, de poco rango)

Nos encontramos en una calle bulliciosa, bajo un sol tranquilo. A poca distancia nuestras miradas se cruzaron y sin hablar –y sin acercarnos--, nos dijimos todo lo necesario. Luego, cada quien prosiguió con su camino. En mi mano habías dejado, discretamente, esta nota:

En medio del mundo
ni tú, ni yo.
Flores de lirio,
una y otra vez…
tan solo eso.

II
(Una dama de alcoba, consejera de la joven Emperatriz)

Cuando vi a mi amado en sitios vulgares, conversando con soltura y bebiendo copa tras copa sin remordimiento, en mi cabeza revolotearon mil imágenes que exaltaron mi deseo de tenerlo junto a mí, así, tan maravillosamente humano. En medio de esta reflexión, nació un poema primaveral:

No le hace falta nada
a un amanecer
para ser un amanecer.
Ciruelos en flor
efímero, efímero.


III
(Una doncella al servicio de una alta sacerdotisa)

Los días se acumulan tristemente sobre mi pecho. Empieza otro nuevo año, como un calco trasparente del anterior. Solo tu rostro cambiaría en algo todo esto, pero en vez de eso:

Por la ventana
clarea tímidamente:
primer día del año.
Estertores de un mundo
que no se acaba.

IV
(Ono no Komachi, poeta)

Han pasado demasiados días sin saber nada del caballero del Portal de los pinos, el tiempo suficiente como para perder la esperanza de verlo otra vez. En el jardín me encuentro desorientada, tratando de escribir un poema definitivo, uno que hable del desapego, sin tristeza, pero solo puedo esbozar estas palabras:

Mis mangas están
húmedas por las lágrimas:
mi pena es una barca solitaria
que navega obstinadamente
sobre la seda gastada.

V
(Fujiwara no Kanesuke, poeta)

Una sencilla celosía nos separaba en esa habitación. Despuntaba el día y la luz dibujaba sus formas, como un espectáculo de sombras chinescas, solo para deleite de mis ojos. Los cuclillos celebraban este encuentro con sutiles melodías. Inesperadamente, el silencio se quebró en estos versos:

De este amanecer,
de antiguo torrente,
solo beben los que
su sabor recuerdan…
sin saber, sin saber.

Pensando en esta canción nos acercamos y bebimos, convirtiendo ese afecto pasajero en un gesto infinito.






1 Esta es una versión corta del famoso poema de Li Po. Aquí una traducción del poema completo:
Con mi jarro de vino entre flores,
Sin amigos, bebo solo.
Levanto la copa e invito a la luna
Y somos tres con mi sombra.
La luna no sabe beber,
Mi sombra sólo acierta a seguirme.
Pero pronto nos hacemos amigos
Y alegres disfrutamos la primavera.
Canto y la luna a mi ritmo se balancea;
Danzo y mi sombra tropieza y titubea.
Sobrios, compartimos nuestro gozo;
Ebrios, todo se esfuma de nuestra vista.
¡Que nos encontraremos en el río de nubes,
para alegrarnos por siempre en las alturas!
(Traducción de Guillermo Dañino)
2 El nombre del poeta, en la versión original en japonés, es Rihaku. Se ha optado en la presente versión nombrarlo como se le conoce en chino clásico: Li Po o Li Tai Po. Hay que tomar en cuenta que en el chino actual (pinyin) se habla de Li Bai o Li Tai Bai.
3 El día cinco del Quinto Mes se celebra la Fiesta de los niños (varones), el Kodomo no hi. Esta festividad está relacionada con la pureza y la fuerza.
4 Para purificar el cuerpo se acostumbraba lavar los pies con pétalos de flores.
5 Guerrero o soldado en idioma japonés. A lo largo del libro mantendremos algunas palabras en japonés original para no atentar en contra del estilo y el significado simbólico.
6 Era costumbre de los viajeros colgar la primera estrofa (hokku) de un haikai no renga (ocho o más estrofas que funcionan como poemas) al iniciar un viaje. Esta es la fragmentación que da origen al haiku, como se le conoce actualmente.
7 Tradición de “observar las flores” (traducción literal) celebrado en primavera, cuando los cerezos florecen. Los cerezos (sakura) son el símbolo de lo efímero de la vida, porque sus flores solo duran una o dos semanas.

8 El poema original reza de la siguiente manera:
Aquí nos separamos. Una hoja, solitaria,
Flotará mil leguas en el viento.
Vaporosas nubes. Corazón del viajero.
Puesta de sol. Separación de viejos amigos.
(Traducción de Guillermo Dañino)

LUIS RAFAEL. LA HABANA, CUBA, 1974



Selección para antología Luis Rafael
(La Habana, Cuba, 1974)

Selección: Del libro Cartas al hijo
(Ed. Literastur, Gijón, España, 2008):







Paternidad

Ahora que la paternidad
Es mi patria
Padre me siento
Sobre mi padre
—Aunque parir no pueda

Párvulos ojos miradores
Pasos y palmas
Plácidos miran
Pastar al padre
(En palomera paz
Plomiza)

Patriarcal azoro
Parado en levedad
[Palindromático
Paronomásico
Parónimo
Paradójico
Y hasta paranoico]

Padre nuevo
Hijo de su hijo.


--
Niño durmiente

A mi hijo Luis Onelio.
“Miedo me da que sientas miedo”.
Eliseo Diego


Tú nacías en un baño
De luz sangrante
Y yo pensaba en
Mariposas nocturnas

Tú reías (por fin)
Con tu sonrisa
El cielo despejaba
Su polvillo
Sobre mi mano

Tu cuerpo crecedor
Tus ojos lúcidos
Descubrirán
La sal
De este bautismo

—Sean tuyas la dicha
La bondad y la paz
: Tuya la inocencia
Niño durmiente
Niño mío.



Lumbre de luna

A mi hijo Rafael Felipe,
porque su llanto le anunció.

Lumbre de luna
Y ráfaga de agua
Vibra tu llanto nuevo
Tu voz
Que va naciendo
En la inocente
Angustia
De estar vivo

Crujen las estrellas
Como minas
Prestas a estallar
En el vacío

Los padres
Sembramos hijos
En la intemperie
—Hermosa
Y cruel—
Del tiempo
Ilusionándonos
Con la eternidad
De las arenas -
Amuralladas -
Entre cristales
Columpiándose -
En el reló

Hijo que vienes
(Llevándome)
Hacia el futuro
Volátil
Incluso para ti
Efímero
¿Qué consuelo
Inventaré
Por acunarte
Barca en la mar
Inabarcable?

--
Boga La Habana



El mar
Alza su lengua
(Áspera -
De gato rabioso)
Sobre los escombros
: Lame las heridas
: Los recodos sucios
: Los hedores
De La Habana

Olas trepando
El Faro /
Olas escalando
El Morro /
Olas ahogando
Túneles /
Derribando
La frontera
Del Malecón
Olas -
De brazos fláccidos -
Remos escarchados de muerte
Voces de sal y agua
: Arrasando la Ciudad
: Barriendo señales
: Vomitando rocas

La Ciudad
Abandonada al vaivén -
Mareándose en la orilla -
Ciega sobre la marejada
[Vapuleada]
Aguamarina salitrosa
Pulimentando -
Calles /
Lustrando
: Fecundando


(La marea bajará)
Sobre el mar
Boga La Habana.
--
Lóbrega noche


Esta noche
He visto a la Muerte
: En dibujos /
De niños
: Bombarderos
: Tanques
: Escombros
: Y cadáveres

Un niño ciego -
Otro inválido -
Una niña estampada -
Por el fuego -
Y el miedo
(Niños crecidos /
De pronto /
Viejos)

Cosecha
De una guerra
: Odio espigando
Acaso
Fecundador -
De guerras

¿Luego de
Las bombas
Y las balas /
La metralla
Y la tortura /
Germinará
La paz?

Lóbrega noche
Negra noche
(Boca negra
Hambrienta de
Cadáveres)


La guerra
Eclipsa
El tiempo
: Oscurece
Los sueños
De los niños
: Insomnes.


Libélula nerviosa

                          A mi madre


Libélula nerviosa
Ante el hueco blanco
De la luna
Mi madre teme -
Su noche /
Marina y movediza

¿Por qué tendrá
El mundo
Tantas direcciones?
El horizonte
Titila en las líneas -
De sus manos

La madre
Se enturbia
Cuando parto
—Aguarda /
Guarda su pavor /
En el silencio liso

Paridora madre
Ahogada /
Por las mareas /
De la Isla.

Avionizo



Aherrojado
Por el espacio
(Al otro confín
Del mundo)
Avionizo -
Distancias -
Anhelo
: El mantel
Criollo /
La mesa /
Magra -
Y bulliciosa
Sin pan /
Sin vino /
Acompañada

Viajero
Ensimismado
—Mismidad
De ser
No siendo—
Añoro no
Las palmas /
Tópicas

Antójaseme
: Una mesa
Larga -
En la suma -
Más de doce /
Entorno -
Más
: Es el concepto /
De la familia.


--


Del libro El mirador del cielo (Ed. Letras Cubanas, La Habana, 2014):

La primavera


La primavera
=Plácida ─plata ─plantando ─plática
: Irisa en sol
/ La florida ladera

La primavera
=Plebeya ─plegaria ─pleiteando ─plenitud
: Plúmbea se escurre
/ Enchumbando la acera

La primavera
=Principesca ─primacía ─privilegiando ─principios
: Dulcifica las miradas
/ Del río a la cordillera

La primavera
=Próspera ─proveedora ─prodiga ─providencias
: Fresquea bajo los árboles
/ Abejea sobre  las alambreras

La primavera
=Pulpa ─y pulmón ─pulula ─en puentes
: Y desborda el campo
…Floreciendo dondequiera.

--
Áureo verdor

A mi hijo Alejandro Luis,
el día de su nacimiento.

En esta aurora nueva
: Capullo amanecido
: Sollozo ─que en tu boca
Chupa leche / Alienta
Soleando mi sonrisa

Desde mis manos (Protectoras)
─Savia añeja
Se torna = áureo verdor
Aromada luz
/ De primavera

Pez ─presto ─a la
Inmersión (En aire)
Tus pulmones ─bombean
Tu corazón ─bombea
: El programa se cumple
Tu cuerpo [Retoñante]
Me lleva al infinito
(Mixturando en el tiempo
Mis genes y los tuyos)
Leyenda de los huesos
Hijos ─ padres ─abuelos
Fluyendo y estallando
Espuma ─en ─mar ─bravío
Crecida en el oleaje / De las estaciones
Florecida al océano

Hijo mío
Pasaremos / Despacio
Pasearemos / Los dos
Llevados de las manos
Primero yo ─contigo
Luego tú ─ya sin mí
En un suspiro plácido
Y me dirás “Adiós”
Con tu crecida mano
: Hecha copa en el agua
: Hecha copa en el árbol

De la muerte
Vienes a la vida
─De regreso
/ A la muerte
Seguirás aquí
Viviendo ─ tus días
Y en tus huellas

La estela
/ De la sangre
Constelando la noche
Imprime su albor
─En el silencio
Gotea cual reló
/ Hecha retoño y árbol.


--
Ámate


Ámate
: No serás eterno
(Sin duda
Eres valioso)
─Eres
Irrepetible
Y efímero

Ámate
Aprende de la hierba
= Carne ─para ser cortada
= Cuerpo ─para continuar
En la ceniza
                     / Que es tierra

Ámate
Esa estrella lejana ─
Es de polvo
                  (Que ardió)
Este que eres
= Arderá.

--

Ruiseñor
(Décima rara)

“Para que la esclavitud no sea el destino de su cría,
el ruiseñor se niega a anidar en la jaula”.
Gibran Jalil Gibran


Zepelín ─de vuelo ─en ánima
Barboteando = tus silbidos
: No eres águila
: No eres cóndor
Noche y Día ─bienvenido

No tienes garras / Ni pico cazador
: Cazamoscas (Decoroso)
En el aire = caudaloso
: Frutescente y melodioso
Anidas / Siempre libre / Ruiseñor.

--
Naufragado al horizonte


Espejeando oro
─Tus ojos
Llaman
: A besarte
La boca

Boca ya
─Sin palabras
Anegada de éter
: Oceánica

Naufragado al horizonte
/ De incierta travesía
Tiemblo
─Y revivo
(Tontamente)
Sobre el madero carnal
De tu cuerpo
Sabiendo que eres solo
: Isla salvadora
De un instante

No son tus ojos
Ni tus labios

Quien desea
Vivir
Condenado
Vive
A la esperanza.

--

Extranjero

“Soy extranjero en esa tierra.
En todas
seré extranjero. Al regresar, mi patria
habrá cambiado. Y no estaré ni estuve.”
José Emilio Pacheco
Extranjero
= Huesos importados
A la erosión
/ De los días
Carne reseca
: Al sol
Exportada
: Al frío
: O a la lluvia
/ De las corredizas
─Constelaciones

Extranjero
= Rostro equidistante
Fotografía
Sellada / Visada
: Hacia la metamorfosis

Extranjero
= Sangre y ADN revueltos
─Retornando
─En el sudor del tiempo
(Impropio / Mixturado
Siempre y siempre
Lejano)

Extranjero
= Súbdito de otro
Otrora otro ─
Ahora otro ─
Soberano

Allí y aquí = tiranizado
Allí y aquí = anónimo
Allí y aquí = extraño
Allí y aquí = de paso

Extranjero
─Buscando silla
─Buscando abrazo
─Buscando techo
─Buscando fecundar
─Buscando árbol
Revuelto en césped
: Humus de gusanos

Erizado de sueños
(En vano /
Nómada)
Filosofando
: Desiertos
: Áureas ciudades
: Cáliz ─menos─ amargo

Extranjero ─en tu tierra
Extranjero ─en la Tierra
Explorador
/ De ti mismo
 El agua que se empoza
: Muere
La arena se derrama
─En el cuenco de tus manos
/ Dispuestas al trabajo

¿Por qué tanto te angustian
: Estaciones cruzadas
: Lenguas extrañas
─Cociéndote de sed
─Los labios?

Allí
: Florecerá otro día
Aquí
: Será de noche

Dejaste
: Uñas─y─pelos
: Lágrimas─y─mocos
Allende
─Las fronteras nacionales
Miradas extraviaste
/ Que te hicieron
: Más extraño
El mundo que (En verdad)
Nunca habitamos.

--
El Fin del Mundo


Llueven predicciones:
Inscriptas ─en piedras
Rasguñadas ─en papiros
Digitalizadas ─en tablillas de barro
Pergeñadas ─en cuero de asnos
Titilantes /
En el cielo estrellado

Pero:
El Fin del Mundo
─Cambia
─Cada vez
/ De fecha

El Fin del Mundo
(Será como el comienzo /
Naciendo de la muerte ─
Un nuevo ser
: Viajero
En la línea finita
─De su tiempo)

Cuando mueras
Conocerás ─
El Fin del Mundo
[De tu mundo]
El mío /
Perecerá también
─Y el suyo
─El vuestro…

No tengas prisa
: Una vez
Iniciada la partida /
El Fin
─Solo es
Cuestión de tiempo.

--

En marejada


Afuera está nevando
Acaso llueve
Tal vez hay sol
Y hasta cantos de pájaros

Yo sigo aquí
[Recluido]
Comiéndome la punta del lápiz
Garrapateando líneas
Cual dibujante enajenado
—De costa a costa
Haciendo un continente
Con mis garabatos

Toso ─y vuelvo ─a mirar ─la hora
(Toso y toso)
Al ritmo digital
De los segundos

Bebo (Agua)
—Me embucho
Para no decir nada

En tu lámpara
Acumula polvo
Una telaraña

Voy de la pared al techo
Del reló pulsera ─al reló de la repisa
(Agitándome)
Latiendo con  las horas
(Abatiéndome / Hundiéndome)

El teléfono sigue mudo
O yo estoy muerto
(O no existes ya)

Solo un zumbido
[Que me crece por dentro
Que me asfixia]
Con su voz de ciclón
En marejada.

--


Sobrevivientes


Somos sobrevivientes
(Por unos pocos días)
De una catástrofe
… Que silba su eco sigiloso
: Se agazapa
: Se arrastra
: Se avecina

El desierto crece ─
Espumando la espera
[De sol a luna]
Bejucos infranqueables
─Siembran cactus
/ Y la lluvia ─
Alimenta con dátiles
(De cristal opaco)
Los cielos prometidos

Inalcanzable arcoíris
: La felicidad

De una catástrofe
(Siempre próxima)
No somos [Sino]
Sobrevivientes.



Tal vez


Tal vez
                sea
                  : como ─atravesar ─una puerta
Tal vez
             : como ─la última─ campanada ─de las doce
Tal vez
              : una caída (Súbita)
Tal vez
               : un dolor / Que se alivia
Tal vez
                : un sueño pesado ─y plácido


Tal vez
               sea
                   : el fin ─de todas ─las aprensiones
Tal vez
              : el retorno [Allí donde antes estuvimos]
Tal vez
             : (Como quería Epicuro) un ya─ no─ estar
Tal vez
              : un roer ─lentísimo…

Tal vez
              : no.


Poemas inéditos de momento:


El cielo de Granada

“Granada, tierra soñada por mí”
Agustín Lara

Constelación ─de muros rojos
/ En lo alto del cielo
─De Granada
: La Alhambra
Sorprendió
Mi caminata

Viajero en la noche
─El viejo cántico recordaba
Y allí estaba
(En Granada)
Junto al Darro
(Enbarrancado bajo el cerro
Más alto en la suma del hombre
─Por los muros púrpuras
De la Alhambra)

Cuando todavía el rocío
Se derramaba en campana
─Sobre las desgastadas piedras
/ De la cuesta china
En ascenso hacia la Alhambra
: El olor a madreselva
: Y a jazmines
: El azaroso azahar
: El agua en las acequias
: Y las fuentes
Poco a poco
Entre torres ─
Y pórticos ─
Y rampas ─
Y plazas ─
Miradores
Oía – olía ─ tocaba
Y hasta sabor era
Cuanto avistaba

Y al fin
Los palacios nazaríes
Sitiados por el Generalife
─Hecho para durar
/ Como la caligrafía árabe
Filigrana sutil
/ Que ahonda las paredes
/ Confunde el techo ─con la bóveda celeste
/ Y se enreda ─en capiteles ─y columnatas
─Con versos ─y máximas
Del imperio andalusí
: Emperador del Agua

Al tacto y al sabor
Al oído y al olfato
Y a la mirada
─No hay placer mayor
/ Que la Alhambra
¿Qué sería de Andalucía
─Sin Granda?
¿Qué sería de Granada
─Sin la Alhambra?

Pobre Boabdil
(Ya no más Sultán
Ni Adán feliz
Extraviadas las llaves
De la Alhambra)
= Es la Alhambra
El cielo de Granada.

--
Madrid: Puerto de Aire


Ruboriza a la noche
─De Madrid
La carencia de estrellas
Y se inventa cruceros estelares
: Helicópteros – cometas
: Aviones – globos
: Serpentinas – farolas
De carnaval y juerga

Y una noche roja (Sin luna)
Noche de sílabas –cálidas
Y susurros y arrullos
: Coral maullido
Cobijador de gentes
─Dibujando en rojo
Los tejados
Y los ladrillos en flor
/ De los edificios
Púrpura ─al reflejo del alba
Púrpura ─en la oscuridad [púrpura]
Encarnada negritud
= Granada al escarlata

Turistas sanchificados
Viajeros quijotes
Y mundoandantes
Plácidos ─ pacen
Bajo el oasis
De la noche madrileña

Tantánica ─ciudad─ traslúcida
Al fuego de las almas
Seducida
─Por transeúntes
Sedientos
/De alondra ─y nube
/De lluvia ─y fronda

Ciudad de puntos cardinales
/ De arriba
                   ─y de abajo
/ De autobús
                     ─y metropolitano
Barrio rico
                  ─De piedra y hiedra
Barrio pobre  
                  ─De ladrillo y terracita fresca

La noche de Madrid
Huele
: A Jardín de las Delicias
: A Prado abierto
Y se sube la falda
(Deja ver
─Más allá del negror
: Lunares
Como rubíes constelados)

─Los árboles camuflan
El pulso intermitente
De los coches
─La Gran Vía
Propicia
El diálogo
En las aceras

Isis y Amón
/ Alcahueteando reencuentros
En los márgenes imantados
Por el Templo Debod
[Piedra de agua
Transpirando soles
/ En la colina avistadora
De palacio y torres]

Madrid: Puerto de Aire
Ciudad marítima
[Sin mar]
Abierta
A los confines
Tersando el tacto
/Granito y caliza
/Ladrillo y asfalto
Vueltos uno
=Universal
=Pulimentado.


--

Y qué semejantes

Y qué semejantes
-Al árbol
(Humilde en el decurso
/ De las estaciones)
: Hoja caduca
Y tronco crecedor
/Raíz presta a la
Putrefacción

Y sin embargo
: Continuándose
= En la Semilla
/ Echada al azar.

--

Silencio

A mami
: sangre de mi sangre.

Sobre la corteza
Dorada
/ Del planeta
El avión
Me avienta
: Y regresa

Nubes aljofaradas
-Cual césped blanco
El azul
-Polvo lejano

Y tú
[Matriarca de mis genes]
Suave caricia
/ De mi infancia
Sonrisa en mi
-Primera mirada
¿A dónde vas
-A dónde-
Bajando al húmedo
Sepulcro
Perla en oscura
Concha?

Silencio
Silencio
/ Que conmigo
Vas.

--


Miedo

Voy por el bosque
(Como el personaje
/ De un cuento
Infantil)
Veo las huellas
/ De tu paso
Y te busco

Están las orquídeas
Y las rosas
-Que amabas
La marca de tus zapatos
-Sobre el pulido suelo
/ De tu casa
Tus objetos
Perduran
[Más que tú
Ya sin ti]
Permanecen
: Fuera de tu tiempo

Tu caligrafía
-Me recuerda la mano
/ Sobre mi mano
-La caricia en mi pelo
Y este adiós
: Injusto

El bosque
/ Se torna laberinto
La vida
/ Se vuelve trampa macabra
: Broma siniestra
-De un artista / que emborrona cuerpos
Los gasta y los pudre
Y nadie está a salvo

Mi hada salvadora
-Ahora que no estás
/ Se terminó la magia
: No habrá luz
/ Que detenga estas sombras
-Y tengo miedo.

--
Suicidas

Lo han dicho en las noticias:
“Un copiloto suicida
/ Estrelló un avión”
Murieron ciento cincuenta personas

Ayer o quizás anteayer
Dijeron que otro hombre [suicida]
Abrazando una bomba
Voló
Un mercado
Un tren
Una plaza pública
(Y ya no sé
Cuántas personas
Murieron)

¿Qué lleva a un hombre
A matar a inocentes [Desconocidos]?

Comprendo al que ajusticia a un asesino
Comprendo al suicida solitario

Reverencio
Al suicida que se borra sin más
Para que su familia no sufra
Viéndole morir lenta y penosamente

Comprendo y admiro al suicida altruista
Que se quita de en medio
Y se quita la vida
Dando vida

Al hombre-bomba
Al hombre-avión
Al hombre-azufre-garra-y-fuego
Que se lleva con él
Sueños de niños
Y trunca encuentros
Y destroza familias
Y anhelos de vivir
Y revienta en pus
Y estalla vuelto podredumbre
Al que muere matando
Lo condeno
: No es hombre
: No es mujer
: No es humano


= No debió nacer.