domingo, 30 de abril de 2017

FERIA DEL LIBRO




FERIA DEL LIBRO

Concluyendo ya la Feria del Libro 2017 me viene a la memoria, casi formando parte de la nostalgia, aquel primer contacto con la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Almería, Ana Martínez Labella y representantes de las Asociaciones Colegial de Escritores de España, sección autónoma de Andalucía (ACE-A) y Andaluza de Escritores y Críticos Literarios (AAEC). Ocurría allá por el mes de octubre del pasado año, y representábamos a ambas asociaciones Pilar Quirosa y quien suscribe estas líneas. El motivo que nos llevó a solicitar audiencia a la Sra. Martínez Labella no era otro que el de colaborar con su departamento, habida cuenta que representamos a todos los escritores andaluces, incluidos los almerienses. Se le plantearon dos cuestiones fundamentales en las que podíamos colaborar como tal asociaciones; por una parte, la reanudación del Aula de Poesía, o bien, de una nueva de Literatura, que abarcaría más géneros literarios; de otra, nuestra colaboración con la organización de la próxima Feria del Libro, es decir, de la que ahora concluye. Respecto a ambos planteamientos la Sra. Martínez Labella estuvo básicamente de acuerdo, aunque realizó algunas matizaciones razonables sobre el primero de los proyectos y, sobre el segundo, prometió que para la próxima reunión a celebrar en los días siguientes (noviembre de 2016) por la comisión organizadora de la Feria del Libro 2017 estaríamos presentes como representantes de los escritores. El resultado final es que nada de lo dicho se ha llevado a cabo, es más, en ningún momento desde entonces se nos ha requerido para colaborar con el área de Cultura del Ayuntamiento de Almería. Las Asociaciones de Escritores de Andalucía y sus representantes en Almería no cuentan para el Ayuntamiento. Algo incomprensible si nos atenemos a que la verdadera representación de una Feria del Libro la constituyen los escritores, editores y libreros. Creemos, sinceramente, que el Ayuntamiento no ha estado a la altura de las circunstancias al ningunear a dichas asociaciones, porque todo nuestro afán era colaborar desinteresadamente con el área de Cultura gestionada por la Sra. Martínez Labella y la organización de la Feria; aportar nuestros conocimientos y ayuda en la programación de los actos y proponer escritores de solvencia y calidad para dar mayor relevancia a aquella. No podemos entender que una vez más, el año pasado se oscurecieron los actos llevados a cabo por la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios, entre ellos y fundamentalmente, la entrega de sus Premios de la Crítica, y este año, conscientemente, se silencia la abnegada colaboración de ambas asociaciones. No vamos a comentar errores y aciertos, que en un mayor o menor grado siempre los habrá, pero es anecdótico y ejemplarizante ya de por sí el acto del pregón. Si en la Feria del Libro 2014 fue su pregonero el escritor y académico José María Merino, con un excelente discurso sobre el libro y las nuevas tecnologías y una trayectoria literaria extraordinaria como narrador: El heredero (2003), Premio Ramón Gómez de la Serna de Narrativa; El lugar sin culpa (2007) premio de narrativa Gonzalo Torrente Ballester, un volumen que recoge sus libros de relatos; Historias del otro lugar (2010), El libro de las horas contadas (2011) y El rio del Edén (2013), novela con la que obtuvo el Premio Nacional de Narrativa, XI Premio de la Crítica de Castilla y León y fue considerada por el suplemento El Cultural la mejor novela de 2012; patrono de honor de la Fundación de la Lengua Española y desde el año 2008, miembro de la Real Academia Española. Para la Feria de este año, y en las antípodas del anterior, la periodista Pilar Eyre, que cuenta en su haber con libros tan livianos y tendenciosos de la historia reciente de España como las biografías: La soledad de la reina: Sofía una vida” y la más destacada sobre el dictador “Franco confidencial; además de haber sido coautora de otros libros junto a periodistas del cotilleo y prensa rosa como Jorge Javier Vázquez y María Teresa Campos, sin olvidar libro de tan insigne título: “Mi color favorito es el verte”, incomprensiblemente (¿?) finalista del Premio Planeta 2014. No obstante, estamos convencidos que solo con el concurso de todas las partes interesadas en el desarrollo y organización de un evento tal como la Feria del Libro es posible alcanzar los mejores resultados, de manera que Almería pueda ser en un futuro un extraordinario y excelente escaparate del Libro, de la Literatura, que a fin de cuentas no es otra cosa que la vida misma.