domingo, 11 de diciembre de 2016

NO RESIGNACIÓN. SALÓN DE LECTURA





NO RESIGNACIÓN
(Poetas del mundo por la no violencia contra la mujer)

Muchas son las ocasiones que hemos oído preguntar para qué sirve la poesía, o, cuál es su utilidad, etc. etc. Sin embargo, son también muchas las veces que hemos asistido a su contestación. Quién puede olvidar aquella afirmación de : “La poesía es un arma cargada de futuro”, de Gabriel Celaya y que Paco Ibáñez cantó hasta la saciedad en un momento tan trascendental para la libertades en España. Pero no sólo Gabriel Celaya sino otros muchos poetas han hecho posible que sus versos sirvieran para concienciar en unos casos y denunciar los abusos de los poderosos con relación a los derechos humanos. Muchas serían, también, las antologías poéticas que han nacido para ayudar a poner fin a situaciones de injusticia, genocidios, catástrofes naturales o falta de libertad, siendo así que, al menos, parece obvio que la poesía ha sido y es esencial en la formación cultural de todos los pueblos del planeta. El caso que nos ocupa hoy es un libro en el cual participan 136 poetas (64 hombres y 72 mujeres) de 35 países de los cinco continentes, con la cual el Ayuntamiento de Salamanca ha querido aportar su granito de arena en la eliminación de esta lacra social de la violencia contra la mujer que tantas víctimas se ha cobrado ya, y ha querido hacerlo con un libro antológico que responde al título: “No resignación. (Poetas de mundo por la no violencia contra la mujer). Antología de Salamanca”. Una loable iniciativa que ha sido coordinada por el profesor de la Universidad de Salamanca y poeta Alfredo Pérez Alencart e ilustrada por el también profesor Miguel Elías. Este es un libro contra el silencio, las viles agresiones y los abusos continuos que se vienen sucediendo contra la mujer en todos los continentes, sin excepción. La mirada y la conciencia poética toman la palabra para denunciar esta situación y aunque no podremos reproducir la voz de todos los participantes por cuestión de espacio, me he atrevido a seleccionar algunos versos representativos de algunos países o continentes: «No más caricias / del color de la nada. / No más disculpas / con sabor a ceniza. / Ni más abrazos / bajo la lluvia negra del mañana. / Mi adiós es para siempre» (Leya Tierney, Inglaterra), «Tendría que volver a engendrar /A la tribu, /Proteger los lobos / De sus ovejas, /Y / Cazar proezas / Hasta el crepúsculo, / Antes de disfrutar / Del status de / «Esclava» (Bahira Abdulatif, Irak), «déjame que te diga, / aunque ya no me creas, / que de lo único que ahora me arrepiento / es de haber dejado marchitarse / el ramo aquel de rosas / que le robamos juntos al verano» (Carlos Aganzo, España), «no soy la locura del hombre / y sobre todo no soy todas sus concepciones» (Stefania Battistella, Italia), «En sus ojos reina el temor, / En su alma el grito exclama, / Una mano rasgo su corazón, / Golpes batieron su cuerpo» (Margalit Matitiahu, Israel), «Bajo su puño la mesa silenciosamente se hizo un ovillo / como ciervo fusilado en un claro del bosque/ Sus moretones hablaban miles de lenguas» (Dunja Detoni Dujmic, Croacia), «Si conoces a tu / mujer, verás como ella va / y viene, y todo lo que puedes hacer es esperar / y rezar para que ella vuelva a ti, / porque sabes que tus pecados / son suficiente para que ella te deje y no vuelva» (Kwame Dawes, Ghana), «Ser mujer / significa estar invadida, Oh silenciada! / ellos toman de toda cosa / una mujer tomó mi infancia» (Müesser Yeniay, Turquía), «Desde distintas direcciones, vienen historias / que nos pueden hacer llorar, aun sin lágrimas. / Sigue triunfando la injusticia entre nosotros / contra las hijas amadas de estirpe humana» (Johanes Manhitu, Indonesia), « Siento rabia al saber / que soy mi propio miedo / enfundado en este cuerpo» (Aleyda Quevedo, Ecuador), « Como algo práctico, nuestras violaciones no son tan simples. / Como algo práctico, nos violan de una manera mucho más violenta / para que muramos. O durmamos en el hueco del arrozal pantanoso / Nos acuestan estiradas, empapadas en el barro» (Yashodhara Raychaudhuri, India), «Siempre el dolor. He visto en esos rostros / cómo se hace la noche/ cuando sienten / la dureza del hombre. Las golpea / la sombra que es la forma más cobarde / de la desolación» (José Muñoz Quirós, España), « Excusar el amor con la posesión y el miedo / no se hace frente a una mujer / que perdió el temor amando a quemarropa / y sin paredes para sostenerse» (Nidia Marina González, Costa Rica), « Estéril guerra de los sexos en que solo uno pone / el amor, el dolor y hasta la culpa. El otro / se condena a la crueldad de una fiera asustada» (José Pulido, España), «La sangre brota de tu rostro puro, / oh madre tan flagelada en todo tu cuerpo/ vivencia del crepúsculo / sin conocer del día comodidad alguna» (Antonio Salvado, Portugal), « Que no se desangre el amor / en la sombra, / en la niebla» (Hiroshi Tomita, Japón), « No hay bestias inocentes; no hay cicatriz / sin cuchillos filosos; no hay colmada paz / sin forcejeos: nunca calles las agresiones. / ¡Solo tu clamor expulsará lo más abyecto!» (Alfredo Pérez Alencart, Perú-España). Un libro,No resignacióny una iniciativa loable, que no dejará indiferente al lector de poesía.


Título No Resignación
Autor: AA.VV
Edita: Ayuntamiento de Salamanca (Salamanca, 2016)