domingo, 24 de abril de 2016

Rafael Ballesteros. Poesía 1990-2010



La poesía, pese a quien pese, sigue siendo esencial en el devenir de la historia del hombre. En ella se halla la magia y el misterio de la palabra revelada con la cual se inicia un viaje único a lugares nunca antes conocidos, cósmicos. Desde tiempos pretéritos la poesía colmó al hombre del conocimiento suficiente, de la mirada precisa para interpretar el mundo que le rodea, hasta llegar a crear un universo de luz extraordinariamente diamantino. Fue la lírica expresión de la emoción hasta extremos inefables, el poeta surgía como un mago, un filósofo que, desde la contemplación serena de la realidad, nos transportaba con sus palabras al edén o al infierno, indistintamente, en esa lucha de los opuestos que siempre ha sido la lucha por la vida, alfa y omega, principio y fin. Nadie que sea tocado por la poesía podrá eludir su contagio. Inoculado ese mágico veneno de la palabra viajará hasta la eternidad de la nada y el todo. Así ha sido desde los orígenes y así será en el futuro. El presente pasa por las distintas poéticas, tantas como poetas existen. En este sentido habría que decir que, siguiendo el dicho popular, «no son todos los que están ni están todos los que son», porque en esta sociedad tan mediática (insensible) comprobamos que lo comercial se impone a lo esencial, que el concepto mercantilista se coloca en lugar prominente frente a la calidad de los textos, y así de esta manera burda se pierde el verdadero sentido de la poesía, acallando así a la poesía y a los poetas más significativos, aquellos que sangran por la palabra, que asumen el compromiso firme con el verso como sublime medio de expresión escrita. 
 
 
La obra del poeta Rafael Ballesteros (Málaga, 1938) ocupa, sin duda alguna, un lugar destacado, por su esencialidad discursiva, por la tensión que mantiene entre “tradición y creación” como así lo asevera el estudio que introduce el profesor de Literatura en la Universidad del País Vasco, Juan José Lanz, al libro que nos ocupa “Rafael Ballesteros. Poesía 1990-2010”. El también profesor José Enrique Martínez subraya que la poesía de Ballesteros es «como uno de los más arriesgados procesos de ruptura con que podemos encontrarnos». Y así es, Ballesteros es disocia, separa, segrega lingüística y sintácticamente, fragmenta para crear desde la rebeldía y la insumisión poética textos diferentes, hasta conseguir una verdadera “rebelión de las palabras”, que escribe Juan José Lanz. Concluye el profesor Lanz en este lúcido estudio con la siguiente aseveración: «La poesía de Rafael Ballesteros nos invita a ese diálogo, abre las puertas del lenguaje poético para que compartamos la intimidad de las palabras, para que seamos en ellas. Ésa es la base de su cordialidad lingüística; ése es el fundamento último de su obra». Obra extensa que aquí podemos degustar en esta selección de poemas, aforismos y prosa, solo como anticipo a la totalidad de ella. 

Evidencia este texto la razón poética del “ser” y “estar”, el compromiso del intelectual ante la sociedad que la ha tocado vivir, su actitud ética y estética, la búsqueda identitaria del poeta, su posicionamiento ante lo individual y lo colectivo (el “yo” y el “tú”), la “otredad” como asunción del “yo” trascendido, metarfoseado en el “otro”. Solo una breve muestra del contenido de esta magnífica antología para confirmar todo lo dicho sobre el poeta y la poesía de Rafael Ballesteros, de la estrofa final con que se homenajea al más grande escritor de la lengua portuguesa, Fernando Pessoa: «Lucho por despojarme, / por dejar de ser yo absolutamente, / por librarme de esta desazón de sentirme / dentro de una parte, / de saberme tan parcial, tan subjuntivo». 

La palabra es la única patria del poeta, lo que comprobamos también en este libro que acoge la poesía de Rafael Ballesteros entre 1990 y 2010, en ella encuentra la luz que diamanta su universo poético, tan cercano al celeste del agua mediterránea. Ésa es la voluntad del poeta y así lo piensa y testimonia cuando escribe, en “De los poderosos” (1996): «porque sigue creyendo que la palabra puede cambiar no sólo un corazón sino también el mar…». Poesía honda y serena, auténtica, la del malagueño Rafael Ballesteros en este libro de ineludible lectura.

Título: Rafael Ballesteros. Poesía 1990-2010
(Ed. Juan José Lanz)
Autor/a: Rafael Ballesteros


Edita: Fundación Unicaje y El toro celeste (Málaga, 2015)