martes, 8 de septiembre de 2015

Las facturas de Amat. ESTACIÓN SUR

ESTACIÓN SUR_
_José Antonio Santano

LAS FACTURAS DE AMAT

Uno no sale de su asombro tras comprobar que, a pesar de la terrible situación económica en la que se hallan las familias españolas, y las almerienses en particular, esta infame casta de incultos políticos siga al frente de las instituciones, tal es el caso de Diputación de Almería. Una vez más su presidente es noticia por el pago de una factura (vendrás otras) a la cadena de radio Onda Cero por valor de 3.776,00 euros, resultado de una entrevista realizada a tan insigne orador en el año 2012 en Fitur, una feria que no sirve sino para divertimento de insensatos políticos con el dinero de todos los contribuyentes, y en este caso, también para que el Sr. Amat se exprese –todos sabemos con qué claridad e inteligencia- ante unos micrófonos.
Me temo que en los 11 minutos que duró la entrevista y por la que se pagó, conviene recordarlo, 3.776 euros, poco o nada entenderían los oyentes, si acaso el nombre de Almería, que fonéticamente no conlleva dificultad alguna. En cualquier caso, a este regidor poco le importa el lenguaje, la comunicación o la oratoria con tal de mantenerse, ni más ni menos que en los tres cargos que ostenta: alcalde de Roquetas de Mar, presidente del PP en Almería y presidente de la Diputación de Almería. Como es de comprender solo una persona tan válida y eficiente, tan culta y docta como el Sr. Amat es capaz de afrontar esta inconmensurable labor política, por la que entendemos que se haya subido el sueldo (casi 6.000 euros) sólo un 10% para los siguientes cuatro años y con cargo a la Diputación de Almería, en exclusiva, y no a partes iguales entre Ayuntamiento y Diputación. El anciano regidor no tiene hartura, es capaz de cualquier cosa por tal de mantenerse –también ocurre con otros políticos locales- en el poder. ¿Qué haría nuestro insigne Presidente sin concertar entrevistas para promocionar su tierra almeriense, sin otorgar contratos a las empresas amigas, sin escolta, sin coche oficial, sin su escaso sueldo y sin tantas y tantas alegrías resultantes de su incansable labor política, dedicado en cuerpo y alma a administrar el común de los almerienses con tanta equidad y justicia? Difícilmente hallaremos a un regidor tan ecuánime, inteligente y justo como el Sr. Amat. ¿Qué importancia tienen unos eurillos de las arcas públicas para una promoción turística como pago a una radio o al más almeriense de todos los almerienses, el gran Bisbal?
Hay que entender al Sr. Amat, él solo busca lo mejor para Almería y los almerienses, es nuestro salvador y no un cara dura como dicen algunos, ni un aprovechado ni un insensato ni siquiera un analfabeto. Él es, sin más, un buen hombre y mejor político que gasta el dinero con sabiduría y prudencia. Y a las pruebas me remito.