viernes, 28 de noviembre de 2014

Una feria para el libro. Estación sur.


UNA FERIA PARA EL LIBRO


El domingo pasado se clausuraba la Feria del Libro de Almería 2014. Y, sinceramente, esta feria, que se ubica por segundo año consecutivo en la Plaza Vieja, ha dejado un sabor agridulce no sólo en autores, editores y libreros, sino también en el público asistente. Claro que si miramos la página web del Ayuntamiento las opiniones son frontalmente opuestas. Así, después de decir que la Feria se ha afianzado en su nuevo emplazamiento, cifrar en 5000 las visitas realizadas, vocear más de 40 actividades y la firma de libros de 50 autores, el concejal de cultura afirma que ha sido “un hervidero de público, que se han llenado los conciertos y las obras de teatro, se han visitado los expositores (escasos) y el Centro de Interpretación Patrimonial”, pero lo que habría que decirle a dicho político es que se trata de una feria del libro, donde el libro es el centro, y los editores, libreros y autores también, que por no haber no había ni megafonía para anunciar a los visitantes la actividad que se estuviera realizando en cada momento, y que los diferentes actos no pueden coincidir con algo tan esencial como la firma de libros por los autores, porque al final la actividad ajena engulle la posibilidad de que los autores firmen en la hora de que disponen para ello. El Ayuntamiento sigue propagando las excelencias de esta feria indicando en su página web, con satisfacción y orgullo, que han participado 19 expositores en estos cinco días que ha durado la feria -¿tantos?-. Sin embargo, nada manifiesta del discurso del pregonero de esta feria, para más señas, el académico de la lengua y narrador universal José María Merino, tampoco que el concejal de cultura como el propio alcalde casi se duermen durante su excelente y crítico discurso, o que la Plaza Vieja careció de la iluminación adecuada para la celebración de la Fiesta que ha de ser siempre la Feria del Libro, en cualquier lugar del mundo, y que lo sea, a ser posible durante el mes de abril que es su momento y en espacios abiertos y de paso para la gran mayoría de los almerienses, y que, además, se cuente con la participación de las Asociaciones de Escritores (AAEC y ACE-A) en el ámbito de la comunidad autónoma, hecho que no se ha producido. 
 
Así a bote pronto es lo que se me ocurre, pero tal vez haya algunas otras cuestiones que queden en el tintero. De cualquier manera, una cosa si está clara: a los políticos les importa poco –a no ser por la fotografía con José María Merino- la Feria del Libro, hasta el punto que casi se duermen cuando se habla de ellos, los libros.