domingo, 18 de mayo de 2014

Buda en el Bolshói. Álvaro Campos Suárez


«Buda en el Bolshói» no es un libro más entre tantos, un poemario más entre los muchos que se editan en nuestro país y concretamente en Andalucía. Su autor, Álvaro Campos Suárez, hijo del gran novelista cordobés Juan Campos Reina, lamentablemente desaparecido ya, hereda la sutiliza y elegancia, la meditación profunda y trascendental, senequista si así se quiere, de su padre.
La esencia de la tradición poética cordobesa, que bebe una vez y otra de lo oriental, en esa continua búsqueda de la belleza en la sencillez de las cosas, en la palabra trascendida, luz y universo del poeta que siente la vida como el gran hallazgo, pero también la pérdida de lo amado, del tiempo y de los sueños como propia muerte. Doble cara de una misma moneda, como dos son las claves esenciales de este poemario. Por una parte, la existencia de las cosas y de los seres; de otra, la desaparición, la pérdida, la muerte de esas cosas y seres. Ambos elementos juegan un papel destacado en la poética de Campos Suárez. 

Llama la atención el juego al que nos somete el autor al utilizar los nombres de “buda” y “bolshói”. Sin embargo, cada palabra simboliza aspectos distintos pero convergentes a la vez. Las citas de Juan Ramón Jiménez, Burckhardt y Bacon sirven de guía, de prólogo si se quiere, para encauzar la lectura de este sólido poemario: el primero alude a la muerte («Yo no seré yo, muerte, / hasta que tú te unas con mi vida…»; el segundo nos habla del por qué de la existencia de las cosas («los objetos de la naturaleza sólo existen […] en tanto que el aire y la luz practican / su juego singular entre ellos») y, el tercero, finalmente, vuelve a la muerte y el miedo a ésta («Los hombres temen la muerte / como los niños jugar en la oscuridad»). Importa, y mucho, los versos que anteceden a cada una de las partes que integran el poemario.


Título: Buda en el Bolshói
Autor: Álvaro Campos Suárez
Edita: Ediciones En Huida
(Sevilla, 2014)



Ya solos, ¿padre e hijo?, disponen sus vidas para el camino de la luz y de los sueños, ambos frente a frente, fija la mirada en el otro, convocando al recuerdo para seguir viviendo, para hallar la verdad que mantenga la esperanza intacta, como al principio, en los orígenes: «Solo recuerdo una imagen. / Tú y yo, en el escenario / bailando bajo un gran foco de luz / apagado / en el centro de la nada». Tal vez ese escenario es la viva representación del Bolshói, el lugar en el que los sueños se materializan y el tiempo se detiene. Cinco son las partes, pues, en las que Campos Suárez divide este poemario, a saber: Luto (Arabasque), que abre con un poema dedicado al Portero de las nubes, el poeta Luis Cernuda: «Dormirán entre sollozos / hombre y nube evaporados»; Aprendizaje (Glissade en avant), en ese rodar hacia delante de la muerte y el recuerdo del padre, siempre presente: «Echo la vista atrás y recuento / las largas noches de tu ausencia. / […] Ahora, tu inexistencia, / y siempre, volver a ti». También habrá una mirada hacia la madre: «Algunos tenemos ángeles, / sherpas que guardan del mal o la impericia / surgidos del amor de nuestras almas»; Entreacto, descanso o interludio, tiempo para la soledad y sus silencios, y la palabra: «Y allá me hallo, cada día, / embebido de soledad / pretérita y futura. / En el goce del cansancio, / esa plenitud inmeritaza. / La palabra / vale más que el hombre»; Ascenso (Cabrioles et pirouettes), revela la necesidad de vivir («Yo prefiero la respiración, / trasunto del alma encendida»), de creer en la utopía («Ya no me queda nada. / Sólo felicidad.), el goce de lo cotidiano («Y mientras caminábamos / a lo largo de la alameda, / supe que al fin lo había hallado, / ¡oh, mágico paseo!»), y de nuevo el padre («Sentado en el mirador junto a mi padre / […] Luz brillante y cegadora. / Campos eternos.»), y por último, Iluminación (Tour de force), de ese otro yo renovado después del despertar al recreado universo donde el poeta da paso al hombre para resurgir de su propio yo, anterior a la luz, y lo hace desde el recuerdo a Campos Reina (el padre omnipresente), el autor-actor convoca a la última representación de Buda en el Bolshói («Arrancar a la gloria su infamia, / y prestar, juntos como un solo ser, / ser / vicio enterno al Amor.»).
El poeta tiene siempre la última palabra, el alma del verso mece sus luces y sus sombras sobre la tierra entera: «Empieza a clarear / en los confines de lo etéreo. […] El teatro torna blanco y puro / a la par que nauseabundo. / Como siempre, / como nunca / hasta el fin de los tiempos.» El poeta en su voz, desnudo y libre.