viernes, 19 de julio de 2013

El mal gobierno de España. Estación Sur

Estación Sur

 SORPRENDE comprobar la rabiosa actualidad de la poesía de Jaime Gil de Biedma. Uno de sus poemas, concretamente una extraordinaria sextina provenzal (composición de treinta y nueve endecasílabos de seis estrofas y una contera final con tres versos), nos redescubre la realidad en la que vivimos los españoles hoy, año 2013, pleno siglo XXI. Gil de Biedma se adelanta así al futuro de lo que es ya presente, y se pregunta:

        ¿Y qué decir de nuestra madre España, / este país de todos los demonios / en donde el mal gobierno, la pobreza / […].

El poeta no solo intuye, conoce y reconoce en las formas la propia realidad política y social de España. Sabe discernir entre deseo y realidad, hasta el punto de ser hoy, su poesía, y esta sextina de una rabiosa actualidad, como ya se ha dicho. Su mirada es tal que, llega a decir que de 

            "Todas las historias de la Historia / sin duda la más triste es la de España",

y no hay más que otear a nuestro alrededor para comprender y hacer nuestra esa tristeza de la que habla Gil de Biedma: corrupción política que salpica y mancha de lleno hasta el propio gobierno de España.

Pero quizá, y aún siendo triste esta circunstancia, lo es más pensar que no hay nada que hacer, que la justicia no actúa porque no es independiente y que el paso del tiempo ocultará la verdad hasta hacerla desaparecer definitivamente sin que nadie sea condenado y pague sus culpas. Biedma escribe:

      Nuestra famosa inmemorial pobreza, / cuyo origen se pierde en las historias / que dicen que no es culpa del gobierno / sino terrible maldición de España, / triste precio pagado a los demonios / con hambre y con trabajo de sus hombres.


¿Hasta cuándo esta pobreza de siglos, que no es solo material, sino sobre todo cultural? ¿Hasta cuándo esta oscuridad? El poeta se pregunta y responde, asciende hasta el espacio sideral o desciende hasta las entrañas de la tierra para comprender, para sentirse unido al hombre en el mismo destino, y escribe hasta la extenuación: Porque quiero creer que no hay demonios.

 / Son hombres los que pagan al gobierno, / los empresarios de la falsa historia, / son hombres quienes han vendido al hombre, Los que le han convertido a la pobreza / y secuestrado la salud de España.

 Y al fin, el hombre y el poeta, al unísono, exigen la restitución de la dignidad perdida. Certero dardo esta sextina de Jaime Gil de Biedma al hoy mal gobierno de España.