viernes, 14 de junio de 2013

HUIR.



Huir,
huir hacia otra patria
donde el hombre sea el centro,
la luz que ilumine los inviernos
y nadie pueda someterlo y humillarlo,
lacerar su carne con el látigo
... o vaciar su mente de palabras,
de ideas, de sentires y sueños.
Huir,
volar a lo más alto de las nubes
que abrigan la esperanza y sus dones,
ganarle la batalla a los tiranos
que oscurecen los días
y coronan sus vidas con la muerte.
Huir,
huir hacia otra patria