domingo, 30 de junio de 2013

El trapero del tiempo. GARCÍA MALDONADO



El trapero del tiempo

Esta ambiciosa y compleja novela recorre casi por completo el siglo XX 


Con una acertada cita de William Faulkner acerca de la muerte, García Maldonado, autor de la novela El trapero del tiempo nos invita a su lectura. En primer lugar hay que decir que es su primera novela, y acto seguido que, para ser su primera experiencia como narrador, es justo indicar que este joven autor cuenta con adecuadas capacidades, teniendo en cuenta que este género literario reviste una considerable complejidad. En este sentido cabe destacar su estructura que, compuesta por treinta y tres capítulos y un epílogo, desarrolla una trama que narra, básicamente, la historia de tres de los personajes protagonistas: Gregorio Adames y Alberto Kummer.

Es esta una novela ambiciosa que recorre casi el siglo XX, de ahí su complejidad. García Maldonado emprende la difícil tarea de contar en una novela toda una serie de avatares y hechos históricos que se suceden en ese convulso siglo: desde la Guerra Civil española, la consiguiente dictadura de Franco, el nazismo y el deterioro del comunismo en Francia con la llegada del socialista Miterrand, y, entrecruzadas historias de masones y de corrupción urbanística. Estos son los ingredientes con los que García Maldonado adereza la narración de El trapero del tiempo. Pero tal vez lo más importante que hallamos en esta narración es la construcción de una trama y cómo los personajes se desenvuelven en la misma, para lo que, previo análisis de estos personajes, nos presenta la historia de cada uno de ellos, con el acierto de cruzarlas en el desarrollo de la misma. Una sólida historia y unos sólidos personajes hacen de El trapero del tiempo una novela -primera novela de Rafael García Maldonado) recomendable, de fácil lectura, que nos aporta, con esa mezcla de ficción y realidad, más conocimiento sobre las conductas humanas, y, sobre todo, razones para mantener viva la llama de la literatura.

El principal protagonista de la novela, Gregorio Adames nos descubrirá la ciencia de la Malacología, y algo más, el significado de la amistad, concretada en Antoine Dupont, y conseguiremos descubrir su secreto, su verdadera identidad, que no descubro por razones evidentes. Alberto Kummer es el otro joven sobre el que cae el peso de esa intrahistoria colmada de asesinatos, violaciones y corrupción, que representó el nazismo alemán, y con él esa odiosa y temida organización denominada Gestapo. Entre uno y otro protagonistas se entrecruzarán otras historias: las del médico José Quiles y su hijo Roberto, las del ministro Gascón y otros prebostes de la dictadura franquista, las del socialista Antoine Dupont, todas ellas contadas a través de fenómenos anacrónicos de analepsis (salto hacia atrás discursivo) y prolepsis (hacia adelante), que no interfieren en la comprensión de la narración. Otro de los recursos utilizados y bien construidos son los frecuentes diálogos, pero también hallamos en la novela algunos defectos, tales como sucesivas repeticiones de expresiones tópicas o solecismos (silencio sepulcral), gramaticales como la falta de comas, reiteradas ausencias de tildes acentuales o la abusiva frecuencia de errores tipográficos en la edición del texto que distraen al lector en muchas ocasiones. No hay duda que para ser una primera novela son más los aciertos que nos errores, porque la construcción de la misma y su posterior desarrollo narrativo (en tercera persona) auguran la presencia de un futuro e interesante novelista en la persona de Rafael García Maldonado.

García Maldonado ha sabido conjuntar en El trapero del tiempo trama, personajes, intriga y desenlace (a manera de epílogo) con una historia creíble y bien estructurada, donde convergen a la vez otras vidas con sus propias historias. En definitiva, una novela para leer sin prisas, emotiva. Quedamos, pues, emplazados para una próxima entrega de este joven escritor gaditano.


Rafael García Maldonado (1981) es farmacéutico comunitario en el pueblo donde nació, Coín. Allí reparte el tiempo, como su admirado Gregorio Marañón, entre la ciencia y la literatura. Ha colaborado con diversos medios, como los diarios SUR y La Opinión de Málaga. El trapero del tiempo es su primera novela.

Rafael García Maldonado. Editorial Almuzara, 2013

jueves, 20 de junio de 2013

Acera-Bici en Aguadulce. Estación Sur

Estación Sur:  ACERA-BICI EN AGUADULCE

Acera-Bici en AguadulceVivimos un tiempo extraño. Los comportamientos son cada vez menos lógicos, y, la sociedad democrática brilla por su ausencia. La dictadura del más fuerte sobre el más débil va tomando cuerpo hasta límites insospechados. No hay respuesta a los conflictos y los gobernantes viven en una inmensa burbuja, ajenos a sus conciudadanos.

domingo, 16 de junio de 2013

viernes, 14 de junio de 2013

HUIR.



Huir,
huir hacia otra patria
donde el hombre sea el centro,
la luz que ilumine los inviernos
y nadie pueda someterlo y humillarlo,
lacerar su carne con el látigo
... o vaciar su mente de palabras,
de ideas, de sentires y sueños.
Huir,
volar a lo más alto de las nubes
que abrigan la esperanza y sus dones,
ganarle la batalla a los tiranos
que oscurecen los días
y coronan sus vidas con la muerte.
Huir,
huir hacia otra patria

miércoles, 12 de junio de 2013

Vuelvo del vuelo al agua

 
Vuelves del vuelo al agua
de una alberca cualquiera
y desesperadamente
bebes hasta sentirte exhausto
de olvido, como al principio
de todo, en los orígenes del silencio.
Vuelves serena hasta mi alcoba
y en ella te refugias
y entre la seda de las sábanas
ocultas tu pequeño corazón de fénix,
...
después de resurgir de las cenizas.
Vuelves a mi lado, una vez más,
y me confortas y hablas
de las pequeñas cosas del mundo,
y yo te escucho absorto,
al filo de la madrugada,
eternizándome contigo,
una vez más,
y para siempre.
 
 
12/06/2013
 

jueves, 6 de junio de 2013

El Ángel de la Danza.




 

El ángel de la danza

LA poesía es danza, y viceversa. En ambas se halla la esencia de la vida, el aterciopelado vuelo de los sueños. En ellas concurren la cara y la cruz de las más extraordinarias pasiones, la luz del universo y los silencios del abismo. La poesía es belleza, al igual que la danza. Y a veces, en muy raras ocasiones, se citan como dos enamorados, y en el jardín donde habitan las palabras se acarician y se aman, ajenos al resto del mundo. Esto y no otra cosa hallamos en el poemario Cisne esdrújulo, del poeta granadino Antonio Enrique. 

Ver el artículo completo en Diario de Almería

Qué queda tras el silencio





"¿Qué queda tras el silencio,
tras ese velo de soledad y vacío?
¿Qué queda tras el dolor,
sino la espera y las ausencias?
Volver a los diecisiete
-dice la canción-,
pero ya nunca más se vuelve
al tiempo de las amapolas."
Me gusta · Comentar · Compartir

martes, 4 de junio de 2013

En las orillas. Salón de lectura.


SALÓN DE LECTURA

_José Antonio Santano


EN LAS ORILLAS

Dejó escrito Ramón Pernas: La mar no quiere los cuerpos de los ahogados, sólo su alma. Y algo de esto parece indicarnos la novela que nos presenta la editorial Arráez con el título Pescadores del sur. Orillas de Carboneras, de la cual es su autor el almeriense Antonio Carrillo Alonso. Sobre la mar se ha escrito mucho, ciertamente. Y Antonio Carrillo también lo hace en ésta, su primera novela, en la que vuelve a sus orígenes, nunca olvidados, aunque la vida, por cuestiones profesionales, lo apartara temporalmente del aroma inconfundible de la mar, de sus orillas. 
 
Pescadores del sur nos adentra en ese mundo desconocido para la gran mayoría de los mortales, cual es la mar, la lucha del hombre sobre sus aguas para alcanzar la subsistencia. Con un comienzo in extremas res el autor de esta novela nos irá relatando la vida de uno de estos pescadores, Jesús, natural de Carboneras, situado como se indica en la novela en <<la latitud 36º 60’ N y a 1º 53’ W de longitud, al norte de la Sierra de Cabo de Gata…>>. Lugar sin duda bello como pocos, al tiempo que misterioso y pleno de leyendas de antiguo. Narrada en tercera persona el narrador omnisciente nos acercará al protagonista principal de la novela, Jesús. Un hombre sencillo que deberá hacer frente a la vida azarosa unas veces, y desafortunada otras, que la lucha por la existencia irá delimitando a lo largo de los años. <<Era lo suficiente hombre como para enfrentarse a las tinieblas>>, cita de J.Conrad y que el autor de la novela identifica con el protagonista de la novela, Jesús. 

Con un lenguaje sencillo, aunque en ocasiones propio del argot marinero –para ello nos alumbra un importante glosario al final del texto-, y muy arraigado en las costumbres populares, Antonio Carrillo desgrana la vida de un humilde pescador que tendrá que trabajar denodadamente hasta hallar su verdadero destino. Jesús habrá de ganarse la vida de muy diversas maneras: como pescador principalmente (la pesca de la jábega y el sardinal o las almadrabas del Atlántico), pero también tendrá que emigrar a Francia con sus hijos, Pedro y Simón: <<-Sí…Estaba pensando en qué pena más grande tener que salir del pueblo para poder comer…Como se vive aquí no se vive en ningún sitio, ¿verdad, Pedro?; y volver luego solo porque los hijos quedaron en el país vecino. Muy presente también en la narración, el paisaje inconfundible de la costa almeriense, de sus calas y acantilados, su faro que otea el horizonte, y los mares, el trabajo duro de los pescadores del sur, que vivieron siempre con <<esa cordialidad natural que emana casi siempre de la pobreza>>. Una novela, que para ser la primera, entretiene, aunque a veces el hecho histórico se interponga en la narración, o, desmerezca en el conjunto las reiteradas faltas de concordancia de las palabras tanto de género como de número. Con todo una historia en la que está asegurado el conocimiento de las artes de la pesca, como del hallazgo de la palabra exacta para cada momento en las formas de vivir de estos pescadores del sur, orillas de Carboneras. Quizá el hecho de haber contado la historia en primera persona hubiera evitado alguna digresión que otra, y ganado, seguramente, en fuerza y expresividad lingüística.



Título: Los pescadores del sur. Orillas de Carboneras.
Autor: Antonio Carrillo Alonso
Editorial: Arráez, 2013
15 €
Antonio Carrillo Alonso nació a finales de 1944, en el seno de una familia marinera originaria de Carboneras, y se crió en Almería donde realizó sus primeros estudios. Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Granada, leyó en 1977 su primera tesis doctoral, con un trabajo sobre aspectos literarios, socioculturales y antropológicos del cante flamenco. En 2005, se doctoró también por la Universidad de Sevilla con una tesis sobre las relaciones de poetas andaluces de los Siglos de Oro con la lírica arabigoandaluza.
Ha ejercido como profesor de Lengua y Literatura Españolas en institutos de Granada y Sevilla. Entre sus publicaciones, destacan: Hacia una explicación sociológica del Flamenco. Las coplas, una biografía colectiva (Universidad de Granada, 1977); El Flamenco, como expresión y liberación (Almería, Cajal, 1978); La poesía tradicional en el cante andaluz. De las jarchas al cantar (Sevilla, 1988, Biblioteca de la Cultura Andaluza, nº 78, con prólogo de Emilio García Gómez); Gustavo Adolfo Bécquer y los cantares de Andalucía (Madrid, Fundación Universitaria Española, 1991); y Fernando de Herrera, Góngora y Soto de Rojas: su relación con la lírica arabigoandaluza (Diputación de Sevilla, 2008).
Colaboración con DIARIO DE ALMERÍA. Publicado el día 02/06/2013, domingo 

Nada

Nada es aire o música en su vuelo
de siglos sobre la tierra seca
en esta hora de falsedades y luces
disfrazadas de oro y de brillantes.

Nada vuelve a su lugar de origen
y a plena oscuridad destella
como una sílaba tras otra
formando la palabra que dice
y que define al hombre en su pobreza.

Nada acalla el llanto y la miseria
de este día que nace y se rebela
contra los dioses y su avaricia,
nada es nada en su demencia.