jueves, 16 de mayo de 2013

Facebook pregunta (3)



 En qué estás pensando, me preguntas
y el eco de la angustia se hospeda
en estos anaqueles de la estancia
donde los libros se rebelan y gritan
y como aves vuelan por el mundo
a la espera de otra luz y otros cantares
pues la voz es una arruga inmensa
y los ojos cavernas insondables,
y las manos una rama de olivo
que corona los pechos de los montes
y la oscuridad marina de la entrega
y los labios un herida profunda
incapaz de hacerse cicatriz o alborada,
y el corazón un desierto de palmeras
en las noches silenciosas de estío.
Y para qué quieres que te diga
en lo que pienso, si huirás al saberlo
y no querrás sentirme cerca y alegre
cuando el sol despierte del letargo;
si abrirás las puertas del exilio
en otra tierra más lejana y sola
o clavarás tu flecha en mi costado
hasta verme desangrar en esta hora
turbia de la noche y sus fantasmas.  
Para qué me preguntas qué pienso
si bien lo sabes y lo sabrás siempre
aunque lo calles y ocultes; pienso
en los vencidos y apátridas
que soportan el hambre de los hijos
mientras lloran escondidos tras las puertas
de la casa y gritan en silencio su desventura
y nadie les provee de la esperanza
necesaria para vivir tan solo unos segundos
aferrados a la carne de su carne,
abrazados al destino que les condena
a seguir la negritud de los días.
En qué piensas, me pregunta
facebook, y yo sonámbulo y perdido
en los pasillos del tiempo y sus derrotas,
le contesto: hora es de los vencidos,
alzo mi voz hasta las más altas torres
o los faros que iluminan las orillas,
que solo quiero alimentar con mis versos
su pobreza de siglos,
que por ellos y en ellos vivo esta su amargura
y en su dolor me duelo para siempre.